¿Quién fue Alberto Durero?

Alberto Durero es un pintor famoso por sus trabajos en acuarela. Nació en Nuremberg, Alemania, en 1471 y falleció en la misma ciudad el 6 de abril de 1528. Su nombre vernáculo era Albrecht Dürer.

Alberto Durero

De 1490 a 1494, realiza un viaje crucial al Alto Rin a Basilea, lo que le permite profundizar su conocimiento de la ilustración de libros. Entre 1494 y 1495 estuvo en Venecia y el norte de Italia, donde conoce el arte del Renacimiento italiano, especialmente el trabajo de Mantegna y Bellini. Esta experiencia le inspirará obras claramente italianas, como el folleto para el Elector de Sajonia y la Virgen de la Galería Nacional en Washington.

El conocimiento del trabajo italiano le fascinó, al igual que otros artistas, paisajes y colores de la pintura veneciana, que inspiraron varias obras suyas en acuarela de vistas de ciudades y paisajes. El más famoso se conserva en Oxford, titulado Wehlsch Pirg o montaña italiana.

En 1495, se instaló permanentemente en Nuremberg, donde estableció su propio taller. A partir de 1498, gana gran fama debido a la serie de 14 grabados en madera con temas del Apocalipsis, los cuales tienen algunos efectos de luz y claroscuro sin precedentes, obtenidos a través de la variación sutil en el grosor de las líneas, contornos y el diseño interno.

Durante estos mismos años (1498-1500), Durero también realiza una importante serie de pinturas, incluidos los retratos de Oswolt Krel y sus tres autorretratos, conservados en el Louvre y en Munich. Con estos autorretratos, Durero afirma gradualmente su conciencia de orgulloso artista, llegando a la audacia de asimilar su propia imagen con la de Cristo, en un intento sin precedentes.

Alberto Durero

Su importante trabajo pictórico siempre se combina con la realización de grabados. Durante estos años, una vez que dominó por completo la técnica de Burin, interpreta temas como las cuatro brujas o el sueño del Sabio (de significado moral enigmático), o como Sun Iustiae y Nemesis (de inspiración humanista culta). En ellos, junto con la experiencia técnica, se muestra una fantasía única.

En 1508 pintó el altar de los diez mil mártires, para el Elector de Sajonia, y al año siguiente la coronación de la Virgen, para los dominicos de Frankfurt, el cual hoy se encuentra desaparecido y se conserva en una copia. En 1511 pintó la adoración de la Trinidad para una iglesia de Nuremberg. Paralelamente a todas estas obras que reflejan la influencia de la pintura veneciana, se desarrolla una tendencia hacia la realización de composiciones bien articuladas, de gran formato. A partir de 1510, se dedica con más intensidad al grabado del ciclo de vida de la Virgen, y agrega cuatro nuevas escenas al ciclo de gran pasión.

En 1511, obtiene un éxito notable con la serie de 36 impresiones, llamada la pequeña pasión. Entre 1513 y 1514 realiza una serie de grabados famosos del complejo de significado alegórico, Caballero, muerte y demonio, San Jerónimo en su estudio y Melencolia I, este último rico en referencias esotéricas, con referencias secretas al desarrollo espiritual del artista.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s